El sarro se compone de una mezcla de saliva, restos de comida y bacterias. Esta acumulación en nuestras piezas dentales pueden traer caries y otras enfermedades periodontales como la gingivitis o la periodontitis entre otras.

La acumulación de sarro se debe a una mala higiene oral y una vez se forma, este no puede eliminarse con un cepillado normal y debemos acudir a nuestro higienista.

Si dejamos que esta placa sin eliminar, podemos estar facilitando otras bacterias, un espacio donde “agarrarse” ya aumentar así la rugosidad pudiendo adquirir un tono marrón/amarillento característico del sarro.

El higienista se encargará de limpiar a fondo todas y cada una de nuestras piezas con los instrumentos necesarios para ello (mediante ultrasonidos, limpiarán el sarro localizado sin desgastar el esmalte de los dientes), normalmente estos procesos de limpieza no necesitan anestesia y son tratamientos indoloros, siempre dependiendo del paciente y de la valoración por un profesional a la hora de realizar el tratamiento.

Desde Dental Guadarrama recomendamos realizar al menos una limpieza bucal al año, especialmente en aquellas personas que son más propensas a sufrir caries.

Pídenos cita y estaremos encantados de ver #TuMejorSonrisa